Golpes de calor: ¿cómo nos afectan?

Golpes de calor: ¿cómo nos afectan?

315
0
Bahía Blanca, vista panorámica

Cuando el calor dura varios días, los golpes de calor pueden tener un impacto significativo en nosotros. 

El cambio climático está íntimamente relacionado con las olas de calor que afectan el uso de recursos como el agua, la energía y el transporte…

En el centro de la escena, ciudadanos como nosotros, los bahienses, no sabemos cómo sobrellevar las condiciones del clima.

Este breve informe nos recuerda los riesgos por el calor excesivo y las recomendaciones que debemos seguir.

 

Golpes de calor: ¿Qué son?

Los golpes de calor son aumentos de la temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol (insolación clásica). También se deben al hecho de hacer ejercicios en ambientes calurosos o con poca ventilación. Los golpes de calor hacen que el cuerpo pierda agua y sales esenciales para su buen funcionamiento.


En estas situaciones el cuerpo tiene dificultades para regular su temperatura por los mecanismos habituales como la sudoración, por lo que se produce un aumento de la temperatura corporal. El golpe de calor puede presentarse en el momento o después de varios días de alta temperatura.

¿Cómo nos afectan?

Paralelamente al cambio climático que sufre el mundo, aumentan los peligros para la salud humana.

Desde la Dirección de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se expresa lo siguiente:

“El clima tiene una profunda influencia en la vida y la supervivencia de la gente, y los servicios climáticos pueden tener un profundo impacto en la calidad de esas vidas, en parte como consecuencia de unos mejores resultados sanitarios”.

Por al menos 20 días al año, el 30% de la población mundial está expuesta a olas de calor que superan el umbral de tolerancia humana debido a que la temperatura del aire en la superficie y la humedad relativa pueden resultar mortales.

Las temperaturas de la Tierra van en aumento. Así sucede con las  Temperaturas en Argentina: fueron más altas en 2017

Olas de calor que normalmente se registran solo una vez cada 20 años podrían sucederse como promedio cada 2 a 5 años a mediados del presente siglo. Al mismo tiempo, el número de personas mayores que viven en ciudades (uno de los grupos más vulnerables a los golpes de calor) se casi cuadruplicará a nivel mundial, pasando de 380 millones en 2010 a 1400 millones en 2050″, sostiene OMS.

Por esta razón,  afirma además que durante los fenómenos meteorológicos extremos, como el calor extenuante de las últimas horas, se hace imprescindible la cooperación entre los servicios climáticos y de salud para activar medidas de protección de la población.

Síntomas

Personal del Hospital Municipal explicó para la prensa local  los síntomas de los golpes de calor:

La temperatura corporal se eleva por encima de los 40 grados y el pulso se vuelve fuerte y rápido. También se producen cambios en el estado de conciencia (somnolencia), no se transpira y la piel se observa seca, caliente y enrojecida.

Otros síntomas de alerta son el dolor de cabeza, la sensación de fatiga y la sed intensa, náuseas y vómitos, calambres musculares, convulsiones y sudoración importante que cesa repentinamente, y respiración alterada.

Frente a ellos, es imprescindible concurrir rápidamente a una consulta médica en el centro de salud más cercano o dar aviso al servicio 911.

Los ancianos y niños tienen mayor riesgo de sufrir un golpe de calor, el que debe ser tratado inmediatamente.

Recomendaciones

Debido a las altas temperaturas registradas en los últimos días, el personal del Hospital Municipal de Bahía Blanca, también recordó las medidas para prevenir golpes de calor.

Tomar mucho agua fresca durante todo el día, aún cuando no se tiene sensación de sed.

Evitar las comidas abundantes. Consumir alimentos frescos, como frutas y verduras.

Evitar las bebidas alcohólicas, muy dulces y las infusiones calientes.

Usar ropa suelta, livianas y de colores claros.

No realizar ejercicios físicos en ambientes calurosos. Tomar líquido antes de comenzar cualquier actividad al aire libre.

Protegerse del sol poniéndose un sombrero o usando una sombrilla.

Usar cremas de protección solar, factor 20 o más; los niños deben utilizar pantalla total.

Cuidados para los lactantes y niños pequeños

Darles el pecho con más frecuencia.

Beber agua fresca y segura.

Trasladarlos a lugares frescos y ventilados.

Ducharlos o mojarles todo el cuerpo con agua fresca.


Dadas las variaciones climáticas extremas que se están viendo en los últimos tiempos, adquiere mayor relevancia la puesta en marcha de planes de emergencia para “situaciones climáticas extremas” que mitiguen los efectos de estos fenómenos climáticos.  

Reducir las emisiones de carbono a la atmósfera se hace condición primordial para evitar que empeore la situación.

 

Noelia Gieser


Las recomendaciones son parte del informe de Prensa de la Municipalidad de Bahía Blanca con fecha 6/2/2018. Personal de Hospital Municipal:*Mauro Gonzalez Ros, subjefe del Servicio de Pediatría del Hospital Municipal. MP: 114569
*Mabel Dejter, jefa de Servicio de Pediatría del Hospital Municipal. MP: 16010


(Visited 31 times, 1 visits today)

comentarios

Dejar una respuesta