Cuando pensamos que ya nada nos sorprende, siempre hay algo más que nos llama la atención, como el hecho de que exista el sexo ecológico.Hay libros que tratan el tema, rituales y productos que forman parte de esa tendencia…¿Lo escuchaste nombrar alguna vez?

¿De qué se trata?

Por estar a la moda, o porque realmente sienten un compromiso con el planeta, muchas personas en el mundo practican sexo ecológico. Ya no alcanza con separar la basura o seguir hábitos de almentación saludables. El sexo ecológico o ecosex es una forma de tener relaciones sexuales evitando daños en el medio ambiente.  No es algo nuevo, surgió hace varios años, pero de a poco va ganando terreno entre lo cotidiano. Por lo general, quienes lo practican, buscan parejas como ellos, amantes de la naturaleza y con una amplia conciencia ecológica.

Las personas “ecosexuales” tienen hábitos de vida que están relacionados directamente con la naturaleza. Se alimenten sanamente  y disfrutan de cada detalle del entorno natural, compartiendo una vida sexual más placentera.

El sexo ecológico empezó en 2008 como una corriente artística de la mano de Annie Sprinkle y Elizabeth Stephens. Ambas trabajaron sobre esta tendencia en su Love Art Laboratory, declarándose asexuales. A pesar de que todo ecosexual establece una relación o vínculo sexual con la naturaleza, esto no excluye la relación con otras personas.

Decálogo del sexo ecológico

Ya en 2008, la organización Greenpeace de México lanzó por internet el llamado decálogo del sexo ecológico, con ideas para compartir el sexo respetando el medio ambiente. La ‘Guía Greenpeace para un sexo amigable con el medio ambiente’, fue presentada a los cibernautas. Su eslogan novedoso “Ser verde nunca había sido más erótico”, contribuyó a que el portal alcanzara una gran cantidad de vistas.

El decálogo tiene diez claves verdes:

  • Apagar las luces… Si se reduce el consumo de energía, entonces se disminuirán las emisiones de gases de efecto invernadero. Se sugiere comenzar una verdadera  revolución energética desde la cama y usar velas de cera de abeja y parafina, y no las hechas con base de petróleo.
  • Comer frutas de la pasión orgánicas…
    Algunas frutas pueden ser afrodisíacas como el guaraná, las frutillas, zarzamoras, moras, frambuesas y cerezas. La idea es que sean orgánicas.
  • Evitar los mariscos y las ostras… la sobrepesca destruye los océanos y por eso se sugiere no consumirlos. Si se los elige de todos modos, se recomienda que sean de zonas costeras sin contaminantes. Las ostras son bioindicadores o biomonitores de la contaminación.
  • Amar y reciclar…usar paquetes con envases y papeles reciclados para guardar todo lo que queremos usar en una velada romántica.
  • Usar lubricantes naturales… descartar el uso de lubricantes hechos a base de petróleo, como de aceite o vaselina. Usar los que son a base de agua y otros que son resistentes a ésta como los de silicón.
  • Ser esclavos de la pasión, no del petróleo…optar por accesorios de sustancias naturales como el caucho, látex o piel. 
  • Ahorrar agua en pareja…las duchas de a dos ahorran jabón y agua, un recurso escaso para muchos en el planeta.
  • Usar camas sustentables…asegurarse de que la madera provenga de lugares que hacen un manejo sostenible de la madera y evitan la tala ilegal.
  • Sexo verde…Usar aceite para masaje orgánico, ropa interior o de dormir orgánica. El proceso de producción para algodón convencional y su blanqueado es uno de los más contaminantes que existen.
  • Hacer el amor y no la guerra!

El sexo y la ecología en los libros

Hay ejemplos de cómo el sexo ecológico se expresa en las páginas de libros de algunos autores.

  •  BEGOÑA GARCÍA,periodista y escritora catalana, escribió: “Ecosex o Cómo disfrutar del sexo ecológicamente”. Ella misma define el libro como “una especie de ensayo en clave de humor que trata asuntos de consumo responsable, como la elección de productos con una serie de criterios medioambientales y sostenibles, cómo hacer uso de ellos de la misma manera, cómo reciclarlos…, y todo aplicado a situaciones amorosas, eróticas o sexuales”.
    Este libro va mucho más allá del decálogo de Greenpeace porque propone prácticas ecológicas para cada encuentro sexual.

“El aumento del interés en la filosofía de vida ecológica, en la alimentación bio y en los productos realizados con materiales biodegradables está propiciando que el eco sex tenga cada vez más seguidores”, dice la autora.

  • Por otro lado, KEN WILBER, uno de los principales investigadores teóricos de la psicología transpersonal escribió “Sexo, ecología, espiritualidad”. Aquí se explica que el universo no es sólo que parece, no es algo que sucede simplemente y ya está: algo más está ocurriendo. Detrás del escenario en que se desarrolla la obra cósmica hay un orden o inteligencia más amplio y elevado. El autor indaga, investiga y traza el curso de la evolución desde la materia a la vida y a la mente. Describe los patrones comunes que la evolución sigue en estos tres dominios. Después de llegar a la aparición de la mente, Wilber traza la evolución de la conciencia humana a través de sus principales etapas de crecimiento y desarrollo, especialmente en el de la modernidad y la posmodernidad: su significado; su relación con lo masculino y lo femenino, la psicoterapia, la ecología y distintos movimientos de liberación. También explica cómo el mundo actual puede formarse un concepto del Espíritu.

Productos y ropa a la medida de las circunstancias


La tendencia se acompaña con varios productos eco-friendly. Existen látigos de cuero ecológico, vibradores de cristal o que se alimentan con energía solar, lubricantes y velas fabricados con ingredientes orgánicos y más…

Claude Laboratories creó los primeros afrodisíacos 100% orgánicos mediante el estudio de los remedios herbales eróticos. Lanzado en septiembre de 2012, después de 18 meses de investigación, este laboratorio está regulado y certificado por la organización Bureau Veritas. La organización requiere auditorías trimestrales de altos estándares. Estos controles verifican las fórmulas 100% orgánicas y validan la ausencia de derivados de Viagra en las fórmulas.

Por su parte, la empresa europea French Letter Condom Company desarrolló un condón de látex orgánico vegetal. El mismo es producido en Alemania bajo los más estrictos estándares de calidad y seguridad. Los condones convencionales provocan una gran contaminación debido al poliuretano y el látex, que tarda varios años en desintegrarse. Además, son perjudiciales porque tapan tuberías y otros conductos cuando estos son arrojados a sanitarios. Los cuatro jóvenes emprendedores y creadores son: Bernice Simpson, Kia Gambirasio, Colin Cornwall y Martyn Buckley.  Ellos, preocupados por la salud sexual y el cuidado del medio ambiente desarrollaron este producto natural.

También hay diseñadores como Stella McCartney que se unió a la lista de los diseñadores que trabajan con materiales ecológicos. La nueva colección llamada “Stella” permite sentir la ligereza de los materiales con los que las prendas están confeccionadas. La mujer puede sentirse “casi desnuda” con estos diseños de ropa interior realizados con encaje de Calais y seda. Hay 5 tipos distintos de sujetadores en una variedad de materiales lisos y suaves. Las copas de los sujetadores están fabricadas con una espuma de 8 mm de espesor, mientras que las convencionales están hechas con una espuma de 12 mm.

 

(Visited 145 times, 4 visits today)

comentarios

Dejar una respuesta