Cualquier persona puede sufrir las consecuencias de los peligros del monóxido de carbono. 

Según informa el Ministerio de Salud Nacional, cada año se registran alrededor de 200 muertes por aspiración de monóxido de carbono en el país.

Existen medidas de prevención y alternativas de detección a tu alcance…


Intoxicaciones y muerte


Recientemente se conocieron nuevos casos de intoxicación por gas y por monóxido de carbono. Algunos llegaron a la muerte y asombran porque demuestran que el CO no reconoce ni está relacionado con el nivel de las personas afectadas. El frío y los gases tóxicos llegan a cualquier latitud y no tienen miramientos.
Las últimas noticias señalan que la tragedia llegó a las esferas del gobierno, con la muerte del joven Miguel Bomchill, funcionario del Ministerio de Transporte, asesor de Guillermo Dietrich. También alcanzó a la mujer y a la hija del senador Luis Naidenoff, y a la periodista Lucía Trotz.
Estos son tal vez primera plana de los diarios por ser nombres conocidos, pero numerosos casos no son tan resonantes y nos estremecen, haciéndonos pensar y reflexionar que tal vez no está de más conocer alternativas o formas para evitar los peligros. Está visto que a cualquiera le puede ocurrir…

Qué es el monóxido de carbono


El monóxido de carbono es un tipo de gas venenoso, sin color ni olor. Se produce por la combustión incompleta del carbono presente en materiales tales como leña, carbón de leña, gas, kerosene, alcohol, gas oil y nafta. 

El monóxido de carbono ataca al organismo produciendo una disminución en el transporte de oxígeno a los órganos principales. Así afecta la función de los mismos causando daños irreparables y hasta la muerte.

 


Alternativas para detectar monóxido de carbono


Existen en el mercado, productos simples y bastante accesibles que pueden significar una gran ayuda preventiva en el hogar. Por desconocimiento o falta de costumbre no siempre son considerados como alternativas para detectar gases tóxicos.

Un detector de monóxido de carbono o detector de co es un aparato que tiene la función de verificar cuáles son los niveles de este gas en tu casa.

El detector de monóxido de carbono percibe el gas y, dependiendo del aparato, pondrá en marcha una alarma o una advertencia de voz para prevenir la inhalación. Su funcionamiento es similar al de los detectores de humo.

Los detectores de monóxido de carbono se consiguen a través de páginas de venta por internet. Hay de distintas marcas y precios. También se pueden comprar en ferreterías o en cadenas de venta de artículos para la construcción y equipamiento para el hogar.

La instalación de esta clase de alarmas es sencilla. Solo hay que ubicar el aparato en la habitación que se desee  monitorear y colocar las baterias. En algunos casos, se instala en las cocinas de las casas, para controlar los niveles de monóxido de las cocinas a gas. 

Al momento de instalarlo, es conveniente respetar una distancia prudencial de los equipos.

… debe estar colocado en una pared libre de obstáculos y en posición vertical, a unos 30 centímetros del techo si hay un aparato de gas natural cercano, ya que éste pesa menos que el aire. Si no hay ningún aparato de combustión de gas en la misma habitación que el detector o se trata de gas propano o butano que pesan más, debe instalarse a unos 2 metros del suelo”. Esto explicó la distribuidora argentina Metrogas, luego de los acontecimientos pasados.

 


Inhalación con monóxido de carbono: síntomas y recomendaciones


Si nos exponemos a este gas durante mucho tiempo, su inhalación provoca que se reemplace el oxígeno en el torrente sanguíneo. Se produce una disminución en el transporte de oxígeno a los órganos principales y disminuye así la función de los mismos causando daños irreparables y hasta la muerte.

Los más vulnerables son los niños pequeños, los adultos mayores, las personas con enfermedades cardíacas y/o pulmonares, los fumadores y las personas que habitan en zonas de gran altitud.

El principal peligro de este tipo de intoxicación es que en muchos casos la persona no es consciente de los síntomas, variables entre una persona y otra.

Los especialistas aconsejan ponerse en alerta ante la aparición de:

Dolor de cabeza.
• Náuseas o vómitos.
• Mareos, acompañados de cansancio.
• Letargo o confusión.
• Desmayo o pérdida de conocimiento.
• Alteraciones visuales.
• Convulsiones.
• Estado de coma.

Desde el Ministerio de Salud se señala que también pueden producirse otros síntomas parecidos a una intoxicación alimentaria, un cuadro gripal, un problema neurológico o cardíaco. 

Ante la sospecha de estar sufriendo una intoxicación por monóxido de carbono por presentar algunos de los síntomas, se recomienda abrir ventanas y puertas de la casa para ventilar los ambientes. También se sugiere salir a tomar aire fresco inmediatamente y apagar los artefactos de gas. Es fundamental concurrir con urgencia a un centro de salud u hospital y/o comunicarse inmediatamente con un servicio de emergencias médicas.


Medidas de prevención


Cada invierno, para prevenir la intoxicación por monóxido de carbono es indispensable controlar las instalaciones y el buen funcionamiento de los artefactos de la casa. Los gasistas matriculados son indispensables para esta labor. Ventilar las habitaciones también es fundamental.

El Ministerio de Salud recomienda:

Controlar la correcta instalación y el buen funcionamiento de los artefactos como calefones, termotanques, estufas a gas, salamandras y hogares a leña. También calderas, cocinas, calentadores, faroles, motores de combustión interna en automóviles y motos, braseros.


• Examinar las salidas al exterior de hornos, calefones, estufas y calderas.


• Identificar y corregir los desperfectos de la fuente generadora de monóxido de carbono.


• Comprobar que la llama de estufas y hornallas sea siempre de color azul. Si es anaranjada es señal de mal funcionamiento.


• Lo más notorio en un conducto de gas que no esté bien puesto o mal tapado, es el rastro de una mancha negra en el techo y en la pared (en el recorrido que hace el caño).

Comprobar que los ambientes tengan ventilación hacia el exterior y ventilar de vez en cuando aunque haga frío.


• Evitar dormir con llamas o brasas encendidas.


• No usar el horno u hornallas de la cocina para calefaccionar el ambiente.

El calefón no debe estar en el baño, ni en espacios cerrados o mal ventilados.


• No encender motores a combustión en cuartos cerrados, en sótanos o garages. Si el garaje está conectado al resto del hogar, cerrar las puertas.


Fuentes:

argentina.gob.ar; www.decoestilo.com;casafacil.com.ar; www.cdc.gov; www.vix.com/es

 

(Visited 80 times, 1 visits today)

comentarios

Dejar una respuesta