Eficiencia energética en edificios del INTA

Eficiencia energética en edificios del INTA

337
0
INTA edificio eficiencia energética

En el año 2011 INTA Guatraché construyó un edificio experimental con el objetivo de alcanzar la eficiencia energética. El mismo fue monitoreado por varios años; y dieron resultados de disminución del consumo de energía y genero conocimientos que se transfirieron a próximos proyectos de arquitectura bioclimática. Uno de ellos es el nuevo edificio que inauguró el INTA en Victoria, La Pampa; el mismo sigue el modelo del anterior edificio con algunas mejoras como el uso del agua de lluvia para riego.

El diseño bioclimático fue encargado por el arquitecto León Marek; se enfocó en minimizar el consumo de energía mediante acondicionamiento térmico lumínico, la acumulación y conservación de la energía. Y también la ventilación natural a partir del empleo de tecnologías tradicionales. Todas estas medidas aumentaron el costo de la construcción en un 8,5% de aumento del presupuesto base.

Por otro lado, el resultado del monitoreo mostró buenos resultados; ya que cuanta con el cumplimiento de la normativa europea de “edificio de Bajo Consumo”. Comparando con un edificio convencional del INTA de similares características; el consumo de energía en calefacción se redujo un 50%. Mientras que el consumo de electricidad disminuyó un 25%. lo que da como resultado un beneficio a largo plazo en la reducción del gasto enérgico del establecimiento.

¿Como se puede alcanzar la eficiencia energética?

Para alcanzar resultados de eficiencia energética, se aplicaron las pautas básicas del diseño bioclimático. En primer lugar; los espacios funcionales del edificio se distribuyen sobre un eje E-O con las áreas transparentes al Norte.

La superficie de ganancia solar directa es del 12% respecto del área útil del edificio. De ese modo, las oficinas y el salón de usos múltiples están orientadas al Norte para favorecer el ingreso del sol en el invierno. El sector administración tiene ventanas altas orientadas al Norte para favorecer el calentamiento solar pasivo; y aberturas hacia el Sur para garantizar la ventilación cruzada y las vistas.

El establecimiento actúa como un captador-almacenador y/o compensador de energía solar. El mismo permite operar de acuerdo a las estaciones del año; esto significa que tiene la capacidad de reforzar el calentamiento del sector Sur a través de la apertura de las ventanas permitiendo optimizar la ventilación natural.

Sistema constructivo

Las paredes exteriores tienen tres capas: ladrillo macizo como masa térmica en el interior (18 cm), aislación térmica de poliestireno expandido (0,5 cm) y la protección mecánica externa de ½ bloque de hormigón.

Los techos inclinados son de chapa prepintada blanca con una membrana de espuma de polietileno de 5 mm con aluminio, aislamiento de lana de vidrio de 10 cm de espesor y cielo raso de chapa.

La carpintería es de aluminio prepintada con premarco de madera. En tanto, las ventanas tienen un solo vidrio. Hacia el Norte y como protección solar de las ventanas, se diseñaron los aleros; como prolongación de la cubierta de techo y una pérgola para cobertura vegetal de hojas caducas.

En condiciones reales de uso; el edificio alcanzaría una temperatura media de 18 ºC con un consumo diario de 4,6 m3 de gas natural (con 6 calefactores de 2.300 kcal/h encendidos entre las 8 y las 11 horas). Bajo las mismas condiciones climáticas; un edificio convencional, la carga de calefacción para mantener una temperatura media interior de 18 ºC en un edificio estándar sería de 9,4 m3/día.

Durante el verano, la aislación térmica y un adecuado sombreado de las áreas transparentes disminuye los requerimientos de refrigeración. Estos cambios permiten mantener una temperatura de confort (temperatura mínima 14,6 ºC y máxima 31,5 ºC).

comentarios

Dejar una respuesta