Ahmed Musa y una historia que merece ser contada

Ahmed Musa y una historia que merece ser contada

243
0

Ahmed Musa y una historia que merece ser contada

Todas las Copas del Mundo tienen historias que contar, esta vez en Rusia 2018: Ahmed Musa, el delantero de Nigeria se perfila como uno de los más importantes y lo demuestra en acciones. Invierte en su país pero también en su gente, desde acciones caritativas en su país hasta redecorar su casa reutilizando camisetas suyas para tapizar sillas.

Este personaje nació en Jos, Nigeria, hace 25 años, en una ciudad donde la religión es razón suficiente para concebir una matanza. Ahmed Musa, nuevo ídolo popular, meme e inspiración de la sátira industria nacional, hizo los dos goles que gritaron argentinos y nigerianos en el 2 a Islandia.

Musa tiene una historia para contar además de su intervención en el ánimo del plantel y pueblo argentino

 

Nació con amenaza de pobreza crónica en el seno de una familia compuesta por cuatro hermanas y abandonado por un padre polígamo a los siete años. Hizo 18 goles en 25 partidos en su primer club, el Kano Pillars nigeriano.

Su velocidad y capacidad goleadora cautivó a los ojeadores holandeses: VVV Venlo lo reclutó en 2010, cuando estuvo a punto de integrar la lista para la Copa del Mundo de Sudáfrica.


Después pasó por el CSKA Moscú y por el Leicester, que lo contrató tras ser campeón de la Premier League y que luego de un rendimiento irregular lo devolvió a préstamo al equipo ruso. Durante su estadía en Inglaterra, Ahmed Musa regresó a su orígenes.

Compró dos estaciones de servicio en Kano, a 500 kilómetros de su ciudad natal, con un propósito: cambiar la vida de sus amigos en situación de marginalidad.

El nombre de las estaciones de servicio es autoreferencial: Myca es la pronunciación rusa del apellido Musa y el 7 en alusión al número de su camiseta.

Musa incluso pagó la fianza de algunos de ellos para que trabajen allí a cambio de promesas de buen comportamiento. En ese marco, liberó a más de 40 jóvenes que se encontraban en prisión preventiva en cuatro establecimientos.

Ayuda a gente de bajos recursos

En Nigeria, la situación social y económica que se está transitando no es la ideal y Ahmed Musa lo sabe muy bien. En el último Ramadán, el mes de ayuno diario del calendario musulmán, regaló arroz para la gente de bajos recursos de su país.

Por eso puso su cara, su nombre y la frase “no se vende” a tres mil paquetes para evitar la codicia de los distribuidores y donó millones de naira, moneda oficial nigeriana, a centros educativos.

Musa es dueño de otras propiedades, de autos de lujo, de un centro deportivo de entrenamiento y del resurgimiento de la esperanza argentina en Rusia 2018, en otro gesto de solidaridad.

Reutilizar y redecorar

Estamos acostumbrados a que los jugadores tengan sus propias camisetas colgadas en un cuadro en sus casas, pero Musa decidió innovar de manera muy llamativa. El delantero, decoró todas las sillas de su living con sus remeras y las mostró de manera muy orgullosa.

(Visited 94 times, 3 visits today)

comentarios

Dejar una respuesta