7000 armas recicladas en instrumentos musicales

7000 armas recicladas en instrumentos musicales

283
0

7000 armas recicladas en instrumentos musicales

Después de años y años de muertes sin sentido, este proyecto es un llamado a pelear por un mundo sin armas.

¿Qué es Palas por Pistolas?

Es un proyecto de Pedro Reyes realizado en 2008 en el que mil 527 armas fueron fundidas para elaborar el mismo número de palas que sirvieron para plantar mil 527 árboles.

Luego de varios años trabajando, el artista originario de la Ciudad de México recibió una llamada de parte del Gobierno que ya había escuchado sobre “Palas por pistolas”.

Le notificaron que una destrucción de armamento iba a tener lugar en Ciudad Juárez. Las autoridades le preguntaron si le interesaba quedarse con el metal que de otra manera sufriría un final similar al de otras armas destruídas e iría a parar irremediablemente como un deshecho más. Reyes aceptó. En esta ocasión decidió hacer algo totalmente distinto.

Armas convertidas en instrumentos musicales

Seis mil 700 armas fueron cortadas en partes además de ser inutilizadas. Su destino: ser convertidas en instrumentos musicales.

Un grupo de seis músicos trabajaron durante dos semanas para transformar a estos agentes de la muerte en instrumentos de vida. La tarea fue todo un reto pero resultó exitosa al momento de extraer sonidos. Desde percusiones hasta vientos y cuerdas, la transformación, más allá de lo físico, radicó en tener en cuenta la cantidad de vidas que estas armas quitaron.

Por un mundo sin armas

Como si se tratara de una especie de exorcismo, la música contribuyó a expulsar los demonios que estas piezas metálicas contenían. La transición fue un requiem por las vidas perdidas en la guerra contra el narco en México.

Después de tantas luchas por los derechos civiles, de preferencia sexual, de libertad de religión y tantos otros, esta exigencia primaria de vivir sin instrumentos para agredir al prójimo es un aspecto que constantemente olvidamos como sociedad.

Otros Proyectos

“Disarm” fue un proyecto en el que Pedro Reyes transformo armas tomadas de carteles de la droga por el ejército mexicano, en instrumentos musicales. Algunos de ellos son auto-reproducibles, pero muchos otros son interpretados por músicos de todo el mundo. Hasta ahora, más de una docena de diferentes instrumentos se han creado, de xilófonos hasta birimbaos. Reyes se inspiró inicialmente para crear el arte de las armas antiguas, después de visitar un centro de reciclaje donde el ejército convirtió sus armas en materias primas. Para este proyecto, él utilizó armas de Ciudad Juárez que habían sido desmanteladas para evitar más violencia.

“Creo que el propósito del arte es encontrar maneras de transformar los instintos más negativos en instintos creativos. … Quiero que mi trabajo sea útil para la transformación social y psicológica”, dice Reyes.

Como Reyes explica en un vídeo sobre su trabajo, “Disarm” combina la escultura, la música y la tecnología. Los instrumentos son controlados por computadoras, lo que les permite reproducir música preparada de antemano. Aunque estos instrumentos no pueden verse o sonar exactamente igual que sus contrapartes convencionales, crean una amplia variedad de sonidos de acoplamiento.

(Visited 1 times, 1 visits today)

comentarios

Dejar una respuesta