Bitcoin es la moneda virtual de pago que es tendencia en todo el mundo. Es beneficiosa para los negocios, pero parece que no tanto para el planeta…


CONSUMO DE ENERGÍA Y CALENTAMIENTO GLOBAL


La aparición de esta moneda virtual llamada “bitcoin” provocó una increíble revolución financiera. Para los países desarrollados significó nuevos puestos de trabajo, la aparición de empresas y una nueva atracción para los inversores.

Sin embargo, es motivo de preocupación para algunos especialistas que aseguran que su creación conlleva un altísimo consumo eléctrico. Este consumo conduciría al calentamiento global.

La obtención de 1 Bitcoin hace necesaria la utilización de circuitos integrados específicos llamados ASIC, cuya función es realizar numerosas operaciones matemáticas y resolver algoritmos a alta velocidad”, afirma el portal porelclima.es. Aclara además que esto conlleva a un altísimo consumo de energía. 


CREAR UN BITCOIN IMPLICA UN GASTO DE ENERGÍA


Según porelclima.es para producir una moneda virtual se necesita consumir la energía equivalente a la de un hogar estadounidense durante dos años. Además, el consumo derivado de los ordenadores conectados a la red de Bitcoin equivale a la energía de todo un día de países medianos como Irlanda o Nigeria.

Como conclusión, esta moneda virtual representa el 0,13% del consumo mundial de electricidad. Si su expansión continúa en forma acelerada, en 2020 podría suponer la misma cantidad de energía necesaria en todo el mundo.


QUÉ ES BITCOIN


Bitcoin es una moneda al igual que el euro o el dólar estadounidense, que sirve para intercambiar bienes y servicios. No obstante, a diferencia de otras monedas, Bitcoin es una divisa electrónica que presenta novedosas características. Se destaca por su eficiencia, seguridad y facilidad de intercambio.

Su mayor diferencia frente al resto de monedas, es que se trata de una moneda descentralizada, por lo que nadie la controla. Bitcoin no tiene un emisor central como los dólares o los euros, es inmediato y puede mandarse a cualquier parte del mundo.

En la actualidad, es la moneda digital más usada de todo el mundo y hay buenas razones por las cuales se está haciendo cada vez más popular. Tanto usuarios particulares como vendedores y propietarios de negocios encuentraron interesante a Bitcoin. Muchas de sus ventajas les llevaron a adoptar este sistema.

Cuando se realizan compras con Bitcoin no se tiene que revelar información sensible como la de números de tarjeta de crédito o cuentas bancarias. De esta manera, no existe riesgo alguno de que se le sustraiga información online al vendedor.

Tal como se explica en queesbitcoin.info “es aún muy común que el envío de dinero a cualquier parte del mundo conlleve importantes tasas o comisiones debido a la gran cantidad de intermediarios que hay en el proceso”. En Bitcoin, en cambio, no hay intermediarios y el dinero pasa directamente de persona a persona. Pasa de comprador a vendedor o de particular a particular. Así, hay una reducción del precio de enviar dinero y permite también vender productos y servicios a un precio más justo.


CÓMO SURGIÓ


La aparición del Bitcoin tuvo lugar en 2008 mediante el pseudónimo de Satoshi Nakamoto, un autor desconocido que aún se mantiene en el anonimato. En 2009 comenzó a funcionar como método de pago a través de la red.

El principio de todo este fenómeno se dio con la “cadena de bloques” o “blockchain” de este autor. Consiste en una especie de registro contable distribuido y compartido que recoge y registra bloques de información. Estos son entrelazados para facilitar la recuperación de dicha información y su verificación. El objetivo es asegurar que la información no sea modificada.

En un informe de blog.bit2me.com se comparte la palabra de Marc Andreessen, creador de Netscape:

“Una cadena de bloques es esencialmente solo un registro, un libro mayor de acontecimientos digitales que está  ‘distribuido’ o es compartido entre muchas partes diferentes.

Solo puede ser actualizado a partir del consenso de la mayoría de participantes del sistema y, una vez introducida, la información nunca puede ser borrada”.

Este dinero virtual aún no está regulado por una sede central, empresa o gobierno, como es el caso del dinero corriente. El bitcoin se basa en la combinación de redes de ordenadores, software y criptografía. Su llegada motivó la aparición de otras monedas virtuales como Ethereum, pero ninguna consiguió igualarla.


OTRAS MONEDAS VIRTUALES


La aparición de esta moneda virtual dio por supuesto una increíble revolución a nivel financiero. Sin embargo, otras diferentes monedas virtuales comenzaron a ser diseñadas para necesitar un bajo o inexistente consumo eléctrico. 

Comparado con el pago tradicional a través de las tarjetas de crédito Visa, hay diferencias de consumo. Para porelclima.es este medio de pago “requiere 80.000 veces menos electricidad que la red Bitcoin”. Y es que, como ya vimos, el gran consumo eléctrico comenzó a generar polémica sobre su contribución al calentamiento global.

 

(Visited 116 times, 1 visits today)

comentarios

Dejar una respuesta